Archive for the ‘ Reducción de la población ’ Category

La fundadora de Femen en Brasil abraza la causa provida y denuncia el feminismo

La fundadora de Femen en Brasil abraza la causa provida y denuncia el feminismo

Sara Fernanda Giromin denuncia la presión que recibió por parte del movimiento feminista para que se declarara bisexual, y consumiera drogas. El nacimiento de su hijo le ha hecho recapacitar y ahora lucha por desenmascarar al poderoso lobby feminista.

 
La ex femen, Sara Giromin / Youtube

La fundadora de las Femen en Brasil, Sara Fernanda Giromin, conocida como ‘Sara Winter’, ha declarado la guerra a las feministas y al aborto. Tres años después de ser una de las líderes del movimiento feminista de este país, ha publicado un libro titulado ¡Perra, no! Siete veces fui traicionada por el feminismo en el que denuncia como este colectivo la obligó a consumir drogas, a tener relaciones sexuales con desconocidos y que incluso fue violada por una lesbiana.

Este cambio de actitud frente al aborto y el feminismo por parte de Giromin comenzó el pasado mes de octubre cuando dio a conocer su arrepentimiento al haber abortado a su primer bebé. De hecho, asegura que abrió los ojos con respecto al derecho a la vida con el nacimiento de su segundo hijo.

Pide a las mujeres que se plantean abortar que se lo piensen dos veces. Ella está arrepentida de haber abortado a su primer hijo

Me he arrepentido de haber tenido un aborto y hoy ruego perdón”, escribió Giromin, quien explicó que “se ha cumplido un mes del nacimiento de mi bebé y mi vida ha tomado un nuevo significado. Estoy escribiendo mientras que él duerme serenamente en mi regazo. Es la mejor sensación del mundo”.

Además, y según publica LifeSiteNews, la joven ha pedido a las mujeres que están “desesperadas por abortar que piensen cuidadosamente acerca de este asunto” y ha añadido que “a mi dio mucha pena hacerlo. No quiero lo mismo para usted”.

Las feministas, una “secta” fanática

Giromin ha relatado en su libro que el colectivo feminista es una “secta” religiosa que utiliza a las mujeres como objetos, promueve el lesbianismo y esconde hasta la pedofilia en sus filas.

Además, ha advertido que “para las mujeres que están envueltas en este movimiento, no son la inspiración, sino que son la materia en el peor sentido de la palabra. Son objetos que promueven el odio contra la religión cristiana, el odio contra los hombres y el odio contra el equilibrio de las familias”.

Portada del libro de Sara Giromin/
Portada del libro de Sara Giromin/

La joven también ha relatado que se vio obligada a renegar de su heterosexualidad para que pudiera recibir el máximo respeto. “Las mujeres lesbianas y bisexuales tienen mucha más voz y respeto dentro del movimiento, por lo que en la búsqueda de reconocimiento de mi lucha, y por cada día que pasaba, destruía mi condición sexual”, denuncia la exfemen.

En este sentido, ha anunciado que donará un porcentaje de las ganancias del libro a causas provida e incluso ha comenzado a impartir charlas contra el feminismo, la ideología de género y el marxismo cultural.

 

NOTICIA TOMADA DE: http://www.actuall.com/vida/la-fundadora-de-femen-en-brasil-abraza-la-causa-provida-y-denuncia-el-feminismo/

 

Ex violenta feminista hoy es pro-vida, combate ideología de género y elogia a religiosas

Por David Ramos

REDACCIÓN CENTRAL, 29 Dic. 15 / 05:23 pm (ACI/EWTN Noticias).- Sara Winter –cuyo nombre real es Sara Fernanda Giromin– fue una de las fundadoras de la rama brasileña de Femen, una organización de violentas activistas que protestan con el torso desnudo a favor de la agenda feminista, del aborto y del lobby gay. Sin embargo, desde hace casi tres meses ha experimentado una dramática conversión a la causa pro-vida. Ahora Sara combate la ideología de género e incluso ha pedido disculpas a los cristianos por las ofensas realizadas durante su activismo feminista.

Sara comenzó a expresar este radical giro en su vida en octubre de 2015, tres años después de co-fundar Femen. “Me arrepiento de haber abortado y hoy pido perdón”, escribió el 14 de octubre, casi un mes después del nacimiento de su segundo hijo.

Mañana será un mes de que mi bebé nació y mi vida ha ganado un nuevo sentido”, indicó en su perfil en la red social Facebook, reiterando que “yo me arrepiento mucho, no quiero que le pase lo mismo a ustedes”.

Cuando se sometió al aborto, con un fármaco proporcionado por una feminista, “sangré hasta casi morir y tuve secuelas gravísimas”, recordó, y quien la ayudó en esas circunstancias “fue un hombre que de pro-feminista no tenía nada”.

“El feminismo debería centrarse más en cuidar a las mujeres que en poner sus vidas en riesgo” con el aborto, alertó, tras recordar las dificultades que sufrió durante los primeros meses de su nuevo embarazo, debido a las consecuencias del aborto anterior.

Poco tiempo después Sara decidió criticar la ideología de género.

“Esa letanía de ‘yo soy mujer porque me siento mujer’ yo no la creo y no la apoyo. Para mí mujer es quien nace con vagina y hombre es quien nace con pene”, escribió.

La joven brasileña explicó que no tiene nada contra las personas transexuales, pero precisó que “no creo que cambiar de ropa, ponerse siliconas y hacer la transición con hormonas y cirugía pueda cambiar el sexo de alguien”.

Para mediados de noviembre, Sara exigía a las feministas brasileñas que “respeten a las mujeres religiosas”, y si bien aseguró que no asume una confesión religiosa, señaló que “una de las cosas que me arrepiento en mi vida es haberme alejado de Dios y dedicado todo mi tiempo a la militancia feminista”.

“Tener fe no es un retroceso y la religión ajena debe ser respetada”, exigió, y lamentó que “el feminismo debería acoger a todas las mujeres, pero no lo está haciendo”.

Para entonces ya recibía fuertes ataques del violento bloque feminista al que una vez perteneció.

No tienen idea de las represalias de las que soy víctima en medio de feministas”, escribió, y señaló que “tengo miedo hasta de salir a la calle con mi bebé, pero tengo fe de que todo esto va a pasar”.

Para los primeros días de diciembre Sara ya había publicado un breve libro digital titulado “Zorra, ¡no! Siete veces que fui traicionada por el feminismo”, recogiendo las bizarras experiencias que atestiguó como parte del feminismo brasileño, entre ellas las “orgías, alcohol, drogas y desvío dinero”.

Por cada libro vendido, Sara ofreció donar un real brasileño (aproximadamente 0.25 dólares) a “iniciativas de ayuda a la mujer en situación de violencia y contra el aborto”.

Hace pocos días, Sara aseguró que “el feminismo tiene cura y yo soy la gran prueba de eso” y señaló que el hecho de que al pueblo brasileño no le gustan las feministas se debe a que ellas “en su inmensa mayoría son mujeres histéricas, que usan las redes sociales para burlarse y humillar a las personas religiosas, predicar el odio a los hombres (misandria), además de ser extremistas e irrespetuosas con patrimonios religiosos”.

“No me exento de culpa, yo también fui así, pero gracias a Dios estoy curada”, aseguró. “Lo que me faltaba era amor (lo que cambió cuando me convertí en madre) y vergüenza en la cara, lo que me vino después de mucho reflexionar sobre la actual militancia feminista”, explicó.

El 15 de diciembre, en un texto publicado en su página de Facebook acompañado de un video, Sara expresó formalmente su pedido de perdón “a todas las personas religiosas o no que he ofendido durante una protesta feminista el año pasado, involucrando beso gay en frente de una iglesia en Río de Janeiro”.

“Entiendo que cometí un gran error, y pido perdón desde el fondo de mi corazón. El camino para conquistar políticas públicas para las mujeres no tiene nada que ver con burlarse de las religiones”, reconoció.

Un día después, Sara denunciaba la financiación internacional para promover el aborto en Brasil y pidió perdón por haber formado “parte de ese esquema para la legalización del aborto”.

“Pero yo nunca supe que toda esa conversación de legalizar el aborto en Brasil había salido de la mesa de organizaciones controladas por magnates, hombres ricos, con interés de disminuir la población de mi país”, señaló.

Sara confesó que siempre pensó “que el aborto era algo que toda mujer podría hacer”, pero “¡hoy no es más mi bandera! Yo no estoy de acuerdo en que las mujeres sean encarceladas por abortar, creo que deben ser acogidas siempre, pero estoy en contra de la promoción del aborto hecha por las ONGs feministas”.

La joven además alentó a las feministas a “aprender de las mujeres religiosas”, pues “mientras ustedes hacen protestas ridículas (yo misma era una de esas) que hacen a las mujeres pasar vergüenza, existen religiosas con casas de protección de las víctimas de violación, otras que dan la vida para albergar, acoger a mujeres embarazadas en situación de riesgo y todo tipo de asistencia”.

“Hay muchas ONGs e instituciones que necesitan una mano amiga y voluntaria para cuidar de las víctimas de violencia, vamos, ayuden, hagan su parte. Cuiden, ayuden y amen a las otras mujeres”, alentó a las feministas.

Puede saber más sobre Sara Winter en su página de Facebook https://www.facebook.com/sarawinter13 y en su sitio web http://www.sarawinter.com.br/

NOTICIA TOMADA DE: https://www.aciprensa.com/noticias/ex-violenta-feminista-hoy-es-pro-vida-combate-ideologia-de-genero-y-elogia-a-religiosas-56348/

Anuncios

‘119 vidas no vividas’: Cartas ‘caídas del cielo’ narran el horror del Holocausto

Para quienes aun piensan que el holocausto fue “ficción”. En palabras de Paula Slier ” ¿no sientes como que la historia está siendo re-escrita?”

https://gonzaloantinwo.files.wordpress.com/2010/10/carta-inwo-reescribiendo-la-historia.jpg?w=475la

La corresponsal de RT Paula Slier tuvo una extraña forma de conocer la historia de su familia. Durante las obras de remodelación de un viejo edificio en Ámsterdam, los operarios encontraron, ocultas en el techo, las cartas de que su tío segundo escribió 70 años atrás a sus padres desde un campo de concentración nazi.

 

Tras encontrar por casualidad viejas cartas escritas hace 70 años por el joven tío de la periodista de RT, Philip Slier, Paula emprendió una misión personal para seguir la última ruta de Philip desde su casa a un campo de exterminio nazi y conocer la historia de otros miembros de la familia exterminados durante el Holocausto.

“En uno de los edificios residenciales de Ámsterdam que fue derribado, estaba el departamento de los padres de Philip. Cuando lo estaban derrumbando, del techo del baño cayó una caja con cartas, eran 86 cartas que fueron escritas durante la guerra por mi familiar que tenía 18 años. Y en el transcurso de seis meses toda la familia fue capturada. Entonces, decidí averiguar no sólo lo que le ocurrió a él, sino lo que pasó con el resto de mi familia que era de Ámsterdam. Empecé con Philip y durante la búsqueda averigüé que 119 miembros de mi familia fueron asesinados. La mayoría de ellos en Auschwitz y Sobibor“, explica la periodista.

Lea también: Sobreviviente del Holocausto explica por qué estrechó la mano del ‘contable de Auschwitz’

El viaje la condujo de los Países Bajos a Polonia y finalmente la llevó a Auschwitz-Birkenau, el peor de todos los campos de concentración y de exterminio establecidos por los nazis.

El reportaje comienza desde las vías de tren originales sobre las que condujeron a miles de judíos diariamente. “Estos son los vagones que se solían utilizar y se utilizaban para llevar ganado. Parabas aquí e inmediatamente te llevaban a un lado o al otro. Era un caos, con gente llorando, perdiendo a sus familias, venías con tan solo una bolsa con tus pertenencias. Salías del vagón para ganado y llegabas aquí, donde te seleccionaban. Justo aquí es donde se llevaba a cabo la selección inicial. Había madres que trataban de que no se llevasen a sus hijos, así que las enviaban directamente a las cámaras de gas“, relata Paula.

Me resulta difícil creer que estoy dentro de una cámara de gas. Es difícil de imaginar y estoy tocando la pared para… sentir que es real”, cuenta Paula, que además pasó una noche en el campo de exterminio con el fin de experimentar en su propia piel la terrible experiencia que vivieron sus parientes y millones de personas.

Lea también: Descubra 10 datos impactantes de la historia de la Segunda Guerra Mundial

Nada en Auschwitz parece real. Es como si formara parte de un mundo diferente, de una humanidad diferente y un tiempo diferente”, explica la periodista.

Durante el desarrollo del documental, Paula Slier se reunió con un nieto de un comandante de Auschwitz, Rudolf Hoess, aunque dice que sintió “un conflicto, porque su abuelo fue responsable del asesinato de toda mi familia”.

Slier contó que el nieto del comandante de Auschwitz se ha separado de su familia y lleva el apellido Hoess para “dar el mensaje al mundo de que Auschwitz no tiene que repetirse nunca y es el mensaje que aprecio”.

“Según mi opinión, mi abuelo representa la maldad. Y me siento afortunado de que lo ahorcaran”, confesó Rainer Hoess. Asimismo mostró su preocupación por el aumento del antisemitismo y el resurgimiento del neonazismo en Europa. “Creo que ahora están más fuertes que nunca”, sostuvo.

No se puede reescribir la historia si se conocen los hechos concretos. Y se dispone de esos hechos si hay gente que ha estado allí para poder contar lo que sucedió”, resume la periodista.

“Para mí, la importancia de este documental consiste en estos intentos de la gente que revisa la historia 70 años después de la Segunda Guerra Mundial. Sólo conociendo la historia de nuestras familias, recabando los testimonios de la gente que estuvo allí podemos hacerlo”, opina la presentadora del documental.

 

OBAMA Y EL ABORTO

Mensaje raro de la Nasa

¿Sabemos que tienen los cosméticos?

 

LA FALSA INVASIÓN EXTRATERRESTRE – BILL COOPER

El Orden Criminal del Mundo